martes, 22 de abril de 2008

cuando

Cuando ya nada quede,los otoños te desprendan y te acaricie en sueño.
Cuando las cartas se quemen y te dedique todos los silencios.
Cuando beba los recuerdos y ya no me arrepienta de haberte irritado.
Cuando dejes de ser tú, cuando me hayas olvidado; allí he de morir.

Cuando todo sea aguacero, las raíces me carguen de dolor, y ya no escuche la radio,
Cuando cansado de verte entre toda la gente me vuelva un cometa, me vuelva canción.
Cuando ya no griten las mañanas desesperada por nuestro encuentro.
Cuando dejemos de ser lo que somos y mi historia queda allí; así he de morir.

Cuando me quede bajo la tormenta y los cristales de tu habitación olviden mi aliento.
Cuando la noche me canse, mis pies olviden los pasos y mi guitarra nuestra canción.
Cuando te vea y ya no tiemble, cuando desaparezca esta magia que es amarte, esta magia que es besarte, cuando no estés; cuando no estemos es por que ya habré muerto.

2 comentarios:

Regina dijo...

"Cuando ya no griten las mañanas"
es una maravilla todo el texto.

me ha encantado.
Nos veremos.

Piluchi... dijo...

"Cuando te vea y ya no tiemble..."

Cuantas cosas me has movido por dentro con este texto... que preciosidad Sebas... cuanta verdad...

Enhorabuena por escribir como escribes... enhorabuena por hacernos sentir tantas cosas al leerte...

Un abrazo emocionado y muy grande...