miércoles, 3 de septiembre de 2008

Recuerdo

Que hermoso es revivir aquel tiempo, esa sensación de incertidumbre dejar mi cuerpo temblar y recordar lo que me costo tu amor. Tardes tristes, noches alegres, mañanas y mentiras, eras tan real como el sms que me dejaste anoche antes de dormir.
Y hoy quizás quiero regresar y verte con tu pollera camuflada y esa remera; ¿recuerdas? la del conejito, esa que tenías puesta cuando te di el primer beso, esa que tenias puesta la primera vez que vi el cielo, aquella vez cuando me pateaste el tablero y me dejaste silente, cuando rompiste todos mis esquemas.
Fue sorprendente verte llegar. Hasta donde me hiciste soñar.
Y te llore mi vida y te ame, me sentía volar si me llamabas más aun si te rozaba y los golpes de mi corazón eran un vaivén de pre-infartos. Llegabas tu; mi luna en pleno sol y tu antojo pistilo de alguna nota que perdí en aquella canción que escribí para los dos.
Mi corazón no te miento pero no encuentro el poema, no encuentro la canción ni la oda que describa lo que me haces sentir, potencias todo, es que eso eres; mi todo.
¿Escuchas esa canción? Si es la que te dedique, siempre me lleva a aquella tarde y cuando me enojo la repito tantas veces para amarte nuevamente, para despojar ese odio desmedido que me invade como un huracán.
Te amo sin medidas, cuando rozas mis mejillas, cuando hablas de comida.
Te amo en la distancia y tan cerquita, cuando me gritas y empujas desesperada.
Te amo con o sin mentiras, como si me dirías que hoy es el día, te vienes conmigo.
Te amo hasta dormido, te amo y no solo te lo digo.
Y entre tantos recuerdos te dejo dormir, te veo desnuda y despojo toda duda.
Y entre tanto ruido queda el naufragio de nuestros cuerpos desnudos, silentes y cansados. Y hoy ya no imagino una vida sin ti, eres parte de un centenar de proyectos y voy todas las tardes como si hubiese sido ayer cuando te vi por primera vez, la misma sensación y allí estas tan hermosa como siempre, allí estas callando los mares muertos y opacando todo, quedando solo tu y la sensación de que jamás sentí algo semejante a este amor que es tan grande como tus ojos de enero, tan verdes que me llenan de esperanza y cierran todas mis heridas.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Lindo chico inspirado... : )Muy Lindo tu Blog, sos muy sensible y sabés transmitir muy bien tus sentimientos. Ojalá tus Recuerdos puedan conducir a ella a tu Presente! Besos.x.

eveee dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
My dijo...

cómo puedes decir que no encuentras el poema?
tú, eres la poesia,
tus versos las caricias..

Alatriste dijo...

Coincido con My.
La poesía está dentro de ti.
Tus palabras son arte.
Me encantaron tus recuerdos, en esta fría noche de un verano incierto.
Un abrazo.

Alatriste dijo...

¿Cómo van esos recuerdos? Espero que sean alegres.
Je, je, je.
Un abrazo.

Sebas dijo...

Debo reconocer que estoy pasando por un gran momento, jeje. Los feos momentos se van desfumando.

Sara dijo...

Siempre se ama sin medida, acaso hay otra forma de amar??

Si existe otra forma, yo no quiero conocerla...

Linda poesía, lindo blog, pasearé por él de vez en cuando. Usted también tiene una invitación

Alatriste dijo...

Me alegro de que estés pasando por un gran momento. Cuando triunfa uno, triunfa el equipo. Je, je, je.
Así que es buen momento para que vuelva tu inspiración.
Un abrazo y confío en leerte pronto.
Cuídate.

Alatriste dijo...

¿Qué hacen las musas contigo?, no las harías enfadar, ¿no? Je, je, je.
Buen fin de semana, compañero.
Un abrazo.

Sebas dijo...

je,je,je. Me acompañan mucho ultimamente solo me falta volcarlar antes de que se enfaden! Un abrazo y gracias por venir!